Isco 3

Dybala, creo que le falta amenaza al espacio y juego de espaldas, creo que pese a que su convivencia con cristiano seguramente fuese prolífica se pisaría demasiado con Isco, por no hablar de que sería un impedimento serio para que Asensio de el paso que se espera (cambiar la banda izquierda por la derecha y asumir más peso en el juego). 

Para mí una de las claves de Benzema es que uno de sus mejores recursos como jugador es su juego de espaldas, pese a lo que puede decir su físico es de los mejores delanteros del mundo recibiendo y aguantando (muy importante) el balón en el intervalo mediocentro-central y mediocentro-lateral, yo creo que cristiano necesita seguir recibiendo de cara bien para rematar bien para estirar, pero a ronaldo lo que le mata de jugar de 9 es recibir de espaldas pues no es capaz de girarse y finalizar (o quizás es porque el madrid se queda sin posibilidad de encontrar a un jugador de segunda línea que finalice). Creo que Ronaldo en este momento de su carrera en el que ya no puede ser extremo su posición ideal es la de segunda punta y realmente es el rol que lleva desempeñando toda la temporada en el 4-3-1-2. Puesto que son Benzema o Bale los que se encargan de la pelea con los centrales y cristiano quien arranca un puntito más atrás buscando los espacios (el 0-1 en turín me parece paradigmático). 

Pese a esto y a costa de tirar piedras en mi tejado creo que de optar por un perfil de segunda punta me quedaría antes con Griezman que con Dybala, creo que el galo teniendo un perfil similar es de un nivel superior al argentino.
_ James si era insostenible, mas que nada que si es muy bueno y con isco y asensio habia muchas interferencia. 
– Morata , crack mundial ? eso desde cuando, sera un buen jugador, pero crack mundial ? cuando, que ha hecho, es suplente en la selleccion , casi que ni va al mundial , en el chelsea pues ya vemos o lo que hizo en la juve, por ahora un buen jugador. 
– Isco ? crack mundial ? bueno eso lo veremos, por ahora un buen jugador , con cuestiones singulares. 
Camisetas oficiales, equipaciones completas, botas de fútbol, chandals, sudaderas y chaquetas.
– equipo, el madrid igual si tiene el mejor del mundo , por lo menos cuando esta a tope ( cuestion que cuida mucho ) , pero no todo el año. 
– plantilla , pues este año si es por utilización de zidane de esos jugadores, pero no por nombres. 
– son mejore ahraf y teo que semedo y digne ? eso de donde sale. 
– son mejores nacho y Vallleejo que Vermeulen o Mina ? pues no lo se . 
– es mejor kovacic, llorente que paulinho o denis o ya no digamos coutinho ? 
– es mejor asensio o lucas vazquez que dembele ? pues muy dudoso. 
– es mejor mayoral que Alcacer ? 
– vidal o lucas vazquez , cuando les ficharon a los dos no . 

otra cosa es que la utilizacion de Zidane de esos jugaodres en champion es muy superior, pero eso tambien le cuesta eliminaciones de copa, en liga resultados, pero como jugadores ? no veo esa superioridad. 
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
el problema es que se dicen una serie de presuntas verdades que son muy discutibles. 

el madrid no tiene una plantilla muy superior al barca, eso si la utiliza muy diferente. 
– el madrid no tiene un 11 titular inferior a ningun equipo, eso si su forma de afrontar las temporadas es diferente, en ciertos momentos es peor, en otras mejor. 

mi opinion, el madrid , los 4 defensas y 3 medios son buenisismos, y ciertos cambios le aportan un plus por su forma de utiliización. 
eso hasta ahora, igual el miercoles es otra cosa.

El sistema del Girona

El Girona FC es un recién ascendido que ha causado un impacto claro y potente en este arranque de Primera División. Pablo Machín esgrime un equipo propositivo y con sello de autor que destaca por el uso de un sistema táctico único en el concierto europeo: nadie emplea ni el 5-2-2-1 ni los movimientos que frecuentan los jugadores del conjunto albirrojo. Durante dos campañas, los entrenadores de la categoría de plata se devanaron los sesos en la tarea de descifrar el jeroglífico de Montilivi; y tres fechas han bastado para avalar que la mejor liga del mundo también va a sufrir para entender a Pons y Granell.
Todos los artículos de fútbol camiseta,buzos, zapatillas y botas, sudaderas y mucho más
Uno de los principios básicos de este Girona es compaginar ser un equipo protagonista sin asumir riesgos excesivos. En pos de ello, diseñar una salida desde atrás que no exija pases interiores en los primeros escalones de la posesión resulta imprescindible. La principal vía aprovechada alberga como artífices a sus dos carrileros, Aday Benítez (volante reconvertido) y el talentoso Pablo Maffeo, que es quizá el jugador con más proyección del actual once titular. Ellos cruzan la divisoria y luego activan a uno a los mediapuntas (Portu y Borja García) a uno de los pivotes. Como añadido, esta temporada se ha sumado el recurso del juego directo sobre Cristian Stuani, que está teniendo un impacto realmente positivo en el fútbol de los de Machín. Con estas dos salidas, el Girona erradica de su guion uno de los problemas endémicos más letales que afectan a los equipos de la Liga: las pérdidas en campo propio.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
En cualquier caso, la mayor ventaja que obtiene Pablo Machín de su sistema no radica en lo que ocurre cuando su equipo ataca, sino en lo que sucede justo en el instante en el que pasa a defender. El contar con hasta cuatro medios -más Stuani- enfocados en el carril central y en una altura adelantada, mirando los cuatro hacia el frente, y juntos, le provee de una capacidad de presión instantánea que es lo que le transforma en un equipo dificilísimo de batir. El Girona FC tiene una de las mejores transiciones defensivas de Primera División y ello le dota de un colchón de seguridad para desplegar su juego que es puro oro. Quien osa robarle el balón, inmediatamente se descubre rodeado de albirrojos acosándole y quitándole el oxígeno. Aquí, de nuevo, la participación táctica de Pere Pons se desvela como troncal.

El Girona FC de Pablo Machín ha llegado a Primera División con la intención de quedarse en ella. Haber mantenido una base esculpida durante tres campañas le dota de una personalidad, una confianza y un trabajo pre-realizado que, como bases, dan pie a un comienzo prometedor. Pero quien sabe hasta cuándo podrá mantenerse ese factor sorpresa. Si La Liga es capaz de inferir lo que la Segunda no supo, el salto de calidad que pueda dar su banquillo determinará la diferencia entre la vida y la muerte. Sea como sea, se presenta una temporada para aprender con el ilusionado, e ilusionante, colectivo albirrojo.

Entre Empates

Por alineación rojiblanca, recorrido che y mes de competición pocos argumentos sólidos podrían extraerse del duelo que Valencia y Atlético de Madrid disputaron en Mestalla en la tarde de ayer. No obstante, el empate dejó aspectos a destacar por ambos bandos, sea colectiva o individualmente. Sin un dominador claro, el choque, que tuvo en su primera mitad el tramo más interesante, esbozó un Atlético preocupado por tratar la pelota y ser vertical arriba y un Valencia al que le costó entrar en el partido pero que compitió con la conciencia muy tranquila, reconociendo lo que puede ir haciendo ya de la mano de Marcelino García Toral.
Descubre las camisetas de Fútbol de las selecciones del mundial 2018,llevatelas al mejor precio
Los primeros veinte minutos fueron rojiblancos, y sirven para entender un planteamiento que puede tener mucha continuidad en el futuro. Los de Simeone, que han perdido seguridad y firmeza pasando largos tramos en defensa posicional, saltaron a Mestalla con las ideas claras: querían tener la pelota, tenerla desde atrás y acabar arriba para recuperarla rápido. Con dos puntas móviles y bajitos, sin ‘9’ ni centímetros, con Koke ayudando como interior a pesar de partir de la banda, creando una salida de tres mediocampistas, los colchoneros cumplieron con lo prometido a nivel de intenciones, sin salir nunca en largo y con escalones para subir metros.

Expuesta la idea, el hombre que mejor la llevó a cabo fue Ángel Correa, que recibía por dentro cerca del pico del área y dirigía los ataques a través de su giro. Allí, en el costado, el Atlético creó superioridad y fue muy agresivo para que la ayuda no llegara: el jugador controlaba y aceleraba en combinación o conducción.
La respuesta che llegó por el mismo lado. La libertad que estaba teniendo Koke para centrarse y construir ataques para los de arriba, unido al hecho de que Juanfran sigue ofreciendo muchas dudas defensivas, permitieron al Valencia meter el primer susto, que sirvió para retrasar las filas rojiblancas y ver el potencial ofensivo che, seguramente la faceta que más deba ajustar Marcelino con el paso de las jornadas. Quedó constancia de que el susto llevó firma: Andreas Pereira.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
Su posición fue un quebradero de cabeza para Juanfran y Thomas, dubitativos a la hora de salir a la marca una vez Koke era superado por la transición valencianista. La calidad técnica y el primer paso del brasileño instalaron al Valencia arriba. Simeone, que viene teniendo problemas para defender su área de centros laterales -Girona-, ordenó a sus dos pivotes, Saúl y Thomas, a meterse en el área, en cada envío, es decir, fue programado, ante cada centro servido desde la banda.

El resultado más directo fue positivo, pues muchos jugadores poblaron los huecos que podían quedar entre los dos centrales, pero la frontal se quedó desguarnecida para que Parejo y Kondogbia presionaran.
Debe decirse que no estuvieron especialmente dominantes en ello, y que ese espacio podía ser aprovechado por un Atlético de Madrid que introdujo a Torres y Gameiro para el contragolpe, en sustitución de Correa y Carrasco. Dichos cambios tuvieron un efecto contrario al deseado por su entrenador, pues el Atlético perdió mucho más la pelota y no pudo establecer apenas ataques sólidos. Enfrente, Marcelino dio entrada a Guedes por Rodrigo, dos jugadores que pueden significar para García Toral un cambio a tener en cuenta a la hora de elegir su segundo punta.

Puntual con el milagro

Hay algo de irracional en el fútbol de Leo Messi. Algo intangible a lo que, por mucho que trates de encontrarle una explicación lógica, jamás podrás asignarle una argumentación plausible. Lo realmente fascinante del caso es que el factor irracional de su juego no es algo meramente ocasional ni que se produzca de manera aislada y extraordinaria. Lo llamativo es la periodicidad de lo inexplicable. La puntualidad extrema en la cita con el milagro y el rendez-vous obligado con la jugada de antología. Cualquiera se cansaría de glosar las gestas del argentino porque nadie es capaz de mantener la atención del lector en algo que se ha convertido en felizmente cotidiano. Encontrarás las novedades sobre camisetas de futbol de clubes y selecciones.Otro milagro. Otra actuación de impacto. Y qué más da… ¿cuántas van ya?
Tras un mal partido en Manchester días atrás, lo del domingo noche en Sevilla entra directamente en el listado innegociable de méritos en su trayecto por convertirse en el futbolista más decisivo de la historia. Porque ya no es solo su capacidad para generar peligro o su facilidad goleadora. Ya no son las jugadas yéndose de una retahíla de rivales. Su fútbol trasciende lo visible. Su fútbol, su capacidad para revertir situaciones incómodas o arriesgadas para su equipo, infunde un miedo irracional en el rival. Bloquea sus neurotransmisores y lo paraliza, mientras toma conciencia de lo que está por caerle encima. El empate del Sánchez Pizjuán, que tuvo mucho de belleza plástica, trajo consigo una consecuencia imprevisible. Desengranó el rodillo sevillista, que hasta ese mismo instante había aniquilado el fútbol del Barça negándole incluso la posesión del balón, y colocó a los suyos en el camino de los tres puntos tras un partido en el que se volvió a poner de manifiesto que la simple presencia de Leo asegura un alto porcentaje de puntos que, Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características en otras circunstancias, se quedarían en el limbo.
Al Barça le basta con un simple guiño de Messi para creerse capaz de cualquier empresa que le toque afrontar. A sus rivales, por contra, la estampa del rosarino les bloquea, les ciega y les dificulta el oxígeno hasta anularlos. No son los goles que mete ni los que procura a sus compañeros. No son los dribblings inverosimiles e infinitos. No es su, cada vez mayor, incidencia en el juego azulgrana. Es su estampa de campeador comandante de los ejércitos adivinándose a lo lejos. Anticipando el milagro. Negando los méritos a cualquier adversario.

Regeneración

La llamativa circunstancia de que España formase ante Macedonia el pasado viernes con una pareja de defensas centrales compuesta por Marc Bartra y Nacho Fernández puso en evidencia la realidad que se avecina. No es cuestión ahora de desmerecer los méritos de ambos internacionales, aún muy jóvenes y con suficiente margen de proyección y crecimiento, pero el contraste con los sustituidos es palpable. O, mejor dicho, será palpable ante selecciones de alto copete. No es que nuestros jóvenes defensas no estén sobradamente preparados para las más altas exigencias de la competición. Simplemente es que su nivel, considerablemente alto, sigue aún por debajo del listón que marcan (o que en algún momento marcaron) tanto Gerard Piqué como Sergio Ramos, los habituales guardianes del área española. Tienda de camisetas de las Selecciones para el Mundial 2018, de alta calidad y al mejor precio.
No se trata tanto de un problema de déficit de jugadores específicos para la posición. No solo son los citados Bartra y Nacho. También aportan Javi Martínez, hoy también lesionado, o el realista Íñigo Martínez, incluido en la convocatoria de Lopetegui antes las lesiones de los más habituales. Además, por debajo empiezan a asomar con contundencia jóvenes valores como Jesús Vallejo, Jorge Meré o incluso Yeray Álvarez, candidatos evidentes a ocupar plaza en las convocatorias de la nacional durante la próxima década. Es decir, hay piezas para terminar de completar el puzzle, pero quizá no de la valía, en su conjunto, de las que hemos venido exhibiendo en estos últimos siete u ocho años. Sustituir a Carles Puyol o, cuando llegue el momento, Piqué y Ramos se presenta como una tarea imposible. Y no tanto porque lo que viene por detrás carezca de talento o de nivel suficiente para hacer olvidar a sus antecesores. Es más un asunto de exceso de nivel en la cúspide de la pirámide. De defensores que, en su momento, han sido referencia mundial indiscutible ofreciendo un rendimiento extraordinariamente alto. Es normal que todo lo que llegue inmediatamente después nos parezca una minucia a su lado.Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Con todo, la situación no es ni mucho menos catastrófica. Pocos equipos pueden presumir de contar en sus filas con dos centrales suplentes de nivel Champions (Bartra es titular indiscutible en Dortmund y Nacho es habitual en las convocatorias de Zidane) y con comodines como César Azpilicueta, la multiherramienta del Chelsea. La jerarquía y el rango de nuestros secundarios es palpable en sus clubes. Llegar al nivel del ciclo triunfal parece complicado por el momento, pero la regeneración debe iniciarse ya. Que el fútbol no nos pille a pie cambiado como en 2014.

Tras esa caída

El Sevilla había caído en los octavos de final de la Liga de Campeones y los cimientos se tambaleaban. Semejante golpe trastocó el estado anímico del equipo, que no es sino el principal sustento con el que cuenta un conjunto para mantenerse tras un mazazo. Una vez afectado de tal modo, su fútbol se resintió, y el discurso y la competitividad perdieron forma y fondo. Con esto, los de Nervión entraron en un bache y debían reconstruirse en pleno mes de marzo, cuando posibles nuevas ideas colectivas no encuentran tiempo para afianzarse. La oportunidad estaba en el resurgir de alguna individualidad cuyo camino estuviera por hacer. Y Joaquín Correa, necesitado, agradeció que los suyos también estuvieran en plena necesidad. Correa se coló por ese hueco.
Encontrarás las novedades sobre camisetas de futbol de clubes y selecciones.
Porque independientemente del potencial futbolístico del jugador, el mar de dudas en el que ha vivido el Sevilla en el pasado más reciente ha permitido a Joaquín Correa hacerse valer, tanto a nivel competitivo en una liga a la que debía de adaptarse, como a nivel futbolístico, pues el Sevilla ha podido encontrarle utilidad real y competitiva a sus características, cosa que hasta entonces, en los mejores meses sevillistas, no fue así. Correa tenía oportunidades desde el banquillo pero no con la importancia de la que ahora goza. Además no parecía que el fútbol del Sevilla pudiera corresponder incondicionalmente a sus características. Ahora, y desde que es titular, Correa le ha dado al Sevilla un desahogo, un aire renovador y un inconformismo que dice cosas positivas del de Tucumán.
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
El conjunto de Sampaoli había fortificado su carácter y su fútbol desde un ritmo masticado en el inicio y posterior elaboración, que no miraba en largo y que demandaba de sus delanteros una convivencia con el juego de espaldas y el espacio corto algo complicadas para el argentino. Por eso el papel de Correa se relacionaba con los espacios, aparecidos en las segundas partes, o con la agitación, cuando el Sevilla necesitaba características propicias para estrechar una desventaja. Cuando el plan principal, el de Nasri y Nzonzi, se perdió por el camino, con ellos siendo narradores de su propio rendimiento -caídos ellos, caído el plan-, el Sevilla pedía que alguien simplificara las cosas y librara en solitario tanto su propia batalla como la del ataque sevillista, que estaba consumiéndose tras la desaparición de Vietto, la irregularidad de Jovetic y el retroceso de Ben Yedder. Ahí entro la velocidad, la zancada y la positiva ausencia de afectación por no ser tan partícipe ni responsable de los golpes recibidos que han hecho de Correa un futbolista más válido. De alguna forma, ha demostrado que sin ser el futbolista que mejor describe la propuesta de Sampaoli ha sido el que mejor ha interpretado esa caída para hacerse valer.

Impresionado me tiene Correa. Llevo todo el año viéndolo y aunque se le vislumbraba que tenía cositas para destacar, en ningún momento pensé que podía romper tan pronto en un futbolista tan determinante. Tampoco supe ubicarlo en el campo y creo que a Sampaoli también le ha costado pues Joaquín mostraba cierto regate y un aceptable último pase, pero muy poco peso en el juego y menos continuidad, haciendo inviable su titularidad. 

El Espanyol no pudo hacer nada

El Real Club Deportivo Espanyol recibió al Fútbol Club Barcelona en Cornellá con la idea de provocar un tipo de partido que imaginó en base a sus fortalezas como equipo, su ímpetu como local y las posibles rendijas que dejara, como ha ido dejando durante la temporada, el Barça de Luis Enrique. Los de Quique, uno de los equipos más armados de paciencia para esperar sus momentos, también para buscarlos, encontró en los blaugrana un conjunto preparado para la ausencia de dominio; preparado para competir sin cometer errores una vez no se producían aciertos. Porque el partido entre periquitos y culés se basó en que durante todo lo que ocurrió hasta el gol fue de igualdad general e imprecisión cuando ambos tenían la pelota. Ahí estuvo la respuesta, positiva, del Barcelona.
Camisetas de Fútbol de las Selecciones del Mundial 2018.
El Espanyol ha formado su mentalidad, su modelo de juego, en minimizar los aciertos del rival, saber sufrir ante dominios del oponente y a mantener un buen equilibrio ofensivo entre virtudes propias y el aprovechamiento de los errores ajenos. Ante los mejores equipos de la Liga, los de Quique Flores han de tener muy presente que tocará tomar conciencia de sus virtudes defensivas y verse reducida su participación en campo contrario, en número de salidas y de ocasiones de gol. Es decir, que para que pueda ganar, ha de forzar o esperar fallos en su contendiente; de concentración, de imprecisión, de decisión. Sumando eso a que en un derbi, y siendo local, el inicio es crucial para tomar ventaja y gestionar el partido desde el 1-0, que tuvo en las botas de Jurado, Quique salió a presionar.

La elección fue la de marcar individualmente a todos los hombres de campo culé, dejando a ter Stegen la primera decisión a tomar. Esto era así cuando el Barcelona sacaba de puerta, pues cuando la salida era la propia continuidad del juego, el Espanyol acudía a la presión pero con menos eficacia, así que una vez el Barça salía, los blanquiazules rearmaban el bloque. De esa primera decisión de presionar subyace la búsqueda de una recuperación rápida o un error en salida de un Barça que se mostró tranquilo en el primer toque o en el envío en largo para no comprometer en exceso la jugada. Había en el Barcelona un inicio de partido acorde a lo que era el rival y el momento competitivo.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
Una vez el Barça cruzaba la divisoria, con Messi jugando de mediapunta, el Espanyol compartió con su gente su gran nivel defensivo, basculando con gracia y sabiendo corregir y enfrentar los desequilibrios de Neymar y Messi, los genios del uno contra uno. Ayudas, activación en el área, corrección tras ser girado hacia portería, seguridad atrás. El derbi era igualado, sin que nadie pudiera crear algún dominio ni acertar con la pelota. El Barça encontraba respuesta defensiva perica y viceversa: Piqué y Umtitimantenían la compostura ante las salidas locales que presentaban un grado de desacierto notorio.

Aceptado esa mezcla entre desacierto propio en campo contrario y ausencia de errores en el propio en ambos equipos, el Barça fue el que esperó con solidez defensiva el primer punto de inflexión del encuentro, un fallo importante de Jurado al ceder a Diego López que puso en ventaja el Barcelona y obligó a su rival a buscar el empate, haciendo aparecer una actitud más agresiva sin balón, buscan do de nuevo el robo arriba.

Rakitic y Messi

En el Fútbol Club Barcelona todo gira alrededor de Leo Messi, y no hay un caso más paradigmático que el de Ivan Rakitic. Es cierto que a Villa se le hizo abandonar la punta, que a Alexis se le ató a un costado o que incluso a Neymar se le limitó su influencia a un carril y medio, pero, al final, a todos ellos Leo les terminaba encontrando, dándoles un sentido y situándoles así en el mapa del tesoro culé.
Camisetas de Fútbol de las Selecciones del Mundial 2018.
Sin embargo, con Ivan Rakitic no ha sucedido así. El croata llegó a Can Barça tras ser el mejor mediapunta del año 2014 en Europa y rápidamente se le bajó un escalón, lo cual además de ser inevitable no pareció suponer ningún problema gracias al contexto en el que este cambio se produjo: un Barça de transiciones con Leo Messi en el centro y Andrés Iniesta cada vez más abajo. Pero en cuanto el argentino volvió a escorar su punto de partida y el equipo perdió frescura, a Rakitic se le comenzaron a pedir cosas muy diferentes. Y muy poco satisfactorias.

Su fútbol dejó de orientarse a partir del balón para hacerlo a partir del espacio que desocupaba Messi. Por eso Leo nunca le podía encontrar: el croata siempre estaba fuera de su campo de visión. Trataba de ocupar la banda, activando un lado muerto sin Alves, pero resultó imposible. Y esto, a su vez, también repercutió en su aportación defensiva. Rakitic jamás ha sido un especialista, pero el sacrificio y plus físico que sumó al inicio, que en realidad sólo parece un plus porque se viene de Xavi e Iniesta, dejó de tener sentido al no estar cerca ni del balón ni de Busquets.

Pero con Ernesto Valverde todo esto ha cambiado. Aún estamos en proceso de ver cómo afecta a todas las piezas el gran movimiento que marque su primer año como técnico blaugrana, pero éste ya parece más o menos definido: Leo Messi jugará por dentro y jugará arriba. Situado mucho más cerca de la frontal que de la divisoria, el argentino ya suma en tres partidos 28 remates, 5 goles y 4 disparos al palo.
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
El negocio parece tan rentable como suena, porque acercar a Messi al área es acercarse a la victoria. La duda será si en Champions League, donde la exigencia será diferente y será mayor, el Fútbol Club Barcelona necesita a Leo Messi más abajo. Pero si no le requiere ahí, si no le quiere en posición de interior y le alimenta como viene haciendo en Liga, contar con el “10” como delantero es contar con un jugador que te arrastra ineludiblemente a la victoria.
Este cambio de paradigma ha afectado, por supuesto, al propio Ivan Rakitic. La posición que ocupa en el once, salvo el día del Betis, es nominalmente la misma que el año pasado, pero ahí se acaban las similitudes. En el equipo de Valverde el croata es centrocampista. Muy centrocampista. Más centrocampista que nunca, de hecho.

El sistema del Girona

El Girona FC es un recién ascendido que ha causado un impacto claro y potente en este arranque de Primera División. Pablo Machín esgrime un equipo propositivo y con sello de autor que destaca por el uso de un sistema táctico único en el concierto europeo: nadie emplea ni el 5-2-2-1 ni los movimientos que frecuentan los jugadores del conjunto albirrojo. Durante dos campañas, los entrenadores de la categoría de plata se devanaron los sesos en la tarea de descifrar el jeroglífico de Montilivi; y tres fechas han bastado para avalar que la mejor liga del mundo también va a sufrir para entender a Pons y Granell.
Tienda de camisetas baratas de futbol, nuevas camisetas del mundial 2018.
Uno de los principios básicos de este Girona es compaginar ser un equipo protagonista sin asumir riesgos excesivos. En pos de ello, diseñar una salida desde atrás que no exija pases interiores en los primeros escalones de la posesión resulta imprescindible. La principal vía aprovechada alberga como artífices a sus dos carrileros, Aday Benítez (volante reconvertido) y el talentoso Pablo Maffeo, que es quizá el jugador con más proyección del actual once titular. Ellos cruzan la divisoria y luego activan a uno a los mediapuntas (Portu y Borja García) a uno de los pivotes. Como añadido, esta temporada se ha sumado el recurso del juego directo sobre Cristian Stuani, que está teniendo un impacto realmente positivo en el fútbol de los de Machín. Con estas dos salidas, el Girona erradica de su guion uno de los problemas endémicos más letales que afectan a los equipos de la Liga: las pérdidas en campo propio.

En cualquier caso, la mayor ventaja que obtiene Pablo Machín de su sistema no radica en lo que ocurre cuando su equipo ataca, sino en lo que sucede justo en el instante en el que pasa a defender. El contar con hasta cuatro medios -más Stuani- enfocados en el carril central y en una altura adelantada, mirando los cuatro hacia el frente, y juntos, le provee de una capacidad de presión instantánea que es lo que le transforma en un equipo dificilísimo de batir. El Girona FC tiene una de las mejores transiciones defensivas de Primera División y ello le dota de un colchón de seguridad para desplegar su juego que es puro oro. Quien osa robarle el balón, inmediatamente se descubre rodeado de albirrojos acosándole y quitándole el oxígeno. Aquí, de nuevo, la participación táctica de Pere Pons se desvela como troncal.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
El Girona FC de Pablo Machín ha llegado a Primera División con la intención de quedarse en ella. Haber mantenido una base esculpida durante tres campañas le dota de una personalidad, una confianza y un trabajo pre-realizado que, como bases, dan pie a un comienzo prometedor. Pero quien sabe hasta cuándo podrá mantenerse ese factor sorpresa. Si La Liga es capaz de inferir lo que la Segunda no supo, el salto de calidad que pueda dar su banquillo determinará la diferencia entre la vida y la muerte. Sea como sea, se presenta una temporada para aprender con el ilusionado, e ilusionante, colectivo albirrojo.

Entre Empates

Por alineación rojiblanca, recorrido che y mes de competición pocos argumentos sólidos podrían extraerse del duelo que Valencia y Atlético de Madrid disputaron en Mestalla en la tarde de ayer. No obstante, el empate dejó aspectos a destacar por ambos bandos, sea colectiva o individualmente. Sin un dominador claro, el choque, que tuvo en su primera mitad el tramo más interesante, esbozó un Atlético preocupado por tratar la pelota y ser vertical arriba y un Valencia al que le costó entrar en el partido pero que compitió con la conciencia muy tranquila, reconociendo lo que puede ir haciendo ya de la mano de Marcelino García Toral.

Los primeros veinte minutos fueron rojiblancos, y sirven para entender un planteamiento que puede tener mucha continuidad en el futuro. Los de Simeone, que han perdido seguridad y firmeza pasando largos tramos en defensa posicional, saltaron a Mestalla con las ideas claras: querían tener la pelota, tenerla desde atrás y acabar arriba para recuperarla rápido. Con dos puntas móviles y bajitos, sin ‘9’ ni centímetros, con Koke ayudando como interior a pesar de partir de la banda, creando una salida de tres mediocampistas, los colchoneros cumplieron con lo prometido a nivel de intenciones, sin salir nunca en largo y con escalones para subir metros.
Encontrarás las novedades sobre camisetas de futbol de clubes y selecciones.
Expuesta la idea, el hombre que mejor la llevó a cabo fue Ángel Correa, que recibía por dentro cerca del pico del área y dirigía los ataques a través de su giro. Allí, en el costado, el Atlético creó superioridad y fue muy agresivo para que la ayuda no llegara: el jugador controlaba y aceleraba en combinación o conducción.
La respuesta che llegó por el mismo lado. La libertad que estaba teniendo Koke para centrarse y construir ataques para los de arriba, unido al hecho de que Juanfran sigue ofreciendo muchas dudas defensivas, permitieron al Valencia meter el primer susto, que sirvió para retrasar las filas rojiblancas y ver el potencial ofensivo che, seguramente la faceta que más deba ajustar Marcelino con el paso de las jornadas. Quedó constancia de que el susto llevó firma: Andreas Pereira.

Su posición fue un quebradero de cabeza para Juanfran y Thomas, dubitativos a la hora de salir a la marca una vez Koke era superado por la transición valencianista. La calidad técnica y el primer paso del brasileño instalaron al Valencia arriba. Simeone, que viene teniendo problemas para defender su área de centros laterales -Girona-, ordenó a sus dos pivotes, Saúl y Thomas, a meterse en el área, en cada envío, es decir, fue programado, ante cada centro servido desde la banda.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
El resultado más directo fue positivo, pues muchos jugadores poblaron los huecos que podían quedar entre los dos centrales, pero la frontal se quedó desguarnecida para que Parejo y Kondogbia presionaran.
Debe decirse que no estuvieron especialmente dominantes en ello, y que ese espacio podía ser aprovechado por un Atlético de Madrid que introdujo a Torres y Gameiro para el contragolpe, en sustitución de Correa y Carrasco. Dichos cambios tuvieron un efecto contrario al deseado por su entrenador, pues el Atlético perdió mucho más la pelota y no pudo establecer apenas ataques sólidos. Enfrente, Marcelino dio entrada a Guedes por Rodrigo, dos jugadores que pueden significar para García Toral un cambio a tener en cuenta a la hora de elegir su segundo punta.