Argentina

¿De verdad seguimos pensando en Messi como el jugador al que Xavi/Iniesta/Busquets le daban el balón, y los extremos abrían el campo para que él se fuera de todos y marcara gol?

Me parece que hace más de 5 años que no juega en ese equipo, por no hablar de la selección.

Messi es un club es el el principio y el final. Si les presionan arriba, es él el que tiene que bajar a solucionar la salida del balón. Que el rival espera atrás, es él el que tiene que desbordar y dar el pase clave. Otra cosa es que su físico (31 años) ya no le dé para sacar el balón desde atrás y rematar la jugada, como sí hacía hace unos años.

Pero de verdad que no comparto en absoluto que Messi no haga jugar a sus equipos.

En este caso no hago comparativo con Cristiano Ronaldo, porque entiendo que las plantillas de los clubes en los que juegan no son comparables por calidad, y por lo que cada una de ellas ofrece a cada jugador.
Me sorprende el constante menosprecio, en ocasiones incluos polemizando.que leo casi siempre en tus comentarios sobre Messi. Y ojo, que te lo dice un madridista de cuna.
Tienda de camisetas baratas de futbol, nuevas camisetas del mundial 2018.
Dices “Messi es el jugador que mas diferencia hay entre su importancia entre el juego en su club y en la seleccion, aqui se esta abogando por cambiar a argentina, creó que es mas facil que el haga ajuste en su juego.”

Enserio aun decimos esto? Leo lleva desde que se fue Guardiola siendo casi que ma razón de existencia del Barça, donde nace y muere el Barça. Hasta ahora que al fin Valverde lo emtendió y le dio un contexto un poco mas adecuado visto el desgaste que traia el argentino.

Messi es el iniciador, creador y ejecutor del Barça del triplete Fernando, negarlo se escapa a mi capacidad comprensiva

Dices también “Si al equipo le falta talento, el talento deber ser Messi, el problema que tiene, que Messi siempre ha jugado en el barca, equipo que le solucionaba todos los problemas de lectura de partidos, como mucho unirse a la circlación de balon y sacarla, pero no de lectura.
Su función es demasiado gestora de ocasiones, y para eso el resto del euquipo pierde incluso su juego natural. ”

Bueno pues el talento es Messi y tal vez por eso Argentina se ha metido a finales pese a tener un equipo bastante corto de calidad y está a día de hoy en un Mundial sin merecerlo.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
La unica manera de criticar a Messi por no ganar este Mundial solo se entiende desde el punto de vista de un argentino amargado y que tiene sueños humedos con Maradona
es que esa es la ultima frontera que le queda a Messi.
Esa frontera es Maradona , los que somos muy seguidores de la seleccion argentina, por supuesto que hasta hoy ese es el duro everest que le queda por subir a Messi.
Yo a Di María lo prefiero (y lo veo) fijando en banda izquierda. Así ha jugado Sampaoli en los últimos partidos: con esa banda para desbordar y la derecha (Lanzini) para juntar gente, pases y movimientos que le propicien espacios a Messi.

Argentina

Nadie sabe cual va a ser el sistema, en realidad. Este proyecto no tuvo casi tiempo de trabajo, ni partidos de prueba más allá de los de la clasificación y un puñado de amistosos. En esos poquisimos partidos Sampaoli cambió esquema, nombres e intenciones. Lo que plantee en el mundial es pura especulación. Especulación bien informada y deducida, pero especulación al fin y al cabo.
pues si, todos damos por supeuesto, que salah o lewandoski o ronaldo ( cuando portugal era mas floja ) no iban a ser un peligro , porque son facilmente marcables, no generan juego sus selecciones.
en le barca messi ( ronado en el madrid ) son la repera por todo el juego que generan sus equipos, sin esos generadores se quedan en lo que son en sus selecciones.
Tienda de camisetas de las Selecciones para el Mundial 2018, de alta calidad y al mejor precio.
que fue lo que elevaba a Maradona, a cruyff, que eran jugadores mas completos, se involucraban en el juego.

Messi y ronaldo son jugadores que viven en contextos muy faciles, muy sencillos.

eso por ejemplo le pasa a Bale con Gales, que el hombre tiene que hacer de todo.
y contra el Chelsea fue una goleada porque Messi jugo para eso y el dia que no le salieron las cosas con la Roma fue un desastre

decir que Messi esta jugando en un entorno facil y encima no reconocerle la creacion de juego que se pone encima es una demencia.
vamos a ver Messi tambien juega los partidos fuera con el barca en champion que normalmente le atizan.

queramos o no, Messi en le barca tiene unas funciones muy concretas y definidas, con una movilidad ( que se puede permitir ) muy escasa.

Sol ver como jugaba Neymar en le barca y como en la selección dice bastante. o como va a jugar Suarez en uruguay.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
Messi es el jugador que mas diferencia hay entre su importancia entre el juego en su club y en la seleccion, aqui se esta abogando por cambiar a argentina, creó que es mas facil que el haga ajuste en su juego.
es un debate, nada tiene que ver con la valoracion de messi como jugador.
¿De verdad seguimos pensando en Messi como el jugador al que Xavi/Iniesta/Busquets le daban el balón, y los extremos abrían el campo para que él se fuera de todos y marcara gol?

Me parece que hace más de 5 años que no juega en ese equipo, por no hablar de la selección.

Messi es un club es el el principio y el final. Si les presionan arriba, es él el que tiene que bajar a solucionar la salida del balón. Que el rival espera atrás, es él el que tiene que desbordar y dar el pase clave. Otra cosa es que su físico (31 años) ya no le dé para sacar el balón desde atrás y rematar la jugada, como sí hacía hace unos años.

Pero de verdad que no comparto en absoluto que Messi no haga jugar a sus equipos.

En este caso no hago comparativo con Cristiano Ronaldo, porque entiendo que las plantillas de los clubes en los que juegan no son comparables por calidad, y por lo que cada una de ellas ofrece a cada jugador.

Ramos Ramos Ramos

El juego a balón parado es un tiempo sostenido. Un partido dentro de otro que es mayor aunque no siempre más decisivo. Puede transcurrir de forma independiente al marco general, e incluso ser capaz de pesar más que éste a la hora de señalar vencedores. Una suerte que elige y designa campeones. Bien lo saben Atlético y Real Madrid, dos de los equipos que recientemente más han dominado en el área rival cuando el esférico la ha sobrevolado desde el banderín de córner. Ambos, en algún momento, han visto en la estrategia el refugio de la victoria, la certeza a la vuelta de la esquina por la que no era preciso arriesgar más de lo debido. Los de Simeone la canjearon hace apenas unos años por una Liga y por la oportunidad de centrar esfuerzos en área propia sin que la contraria se alejara, y los de Zidane, hoy dueños del secreto, unas veces por la prudencia del control y otras por la desfermada sacudida del triunfo sobre la bocina.
Tienda de camisetas baratas de futbol, nuevas camisetas del mundial 2018.
Competición donde los detalles son desgarros, la Copa de Europa más que ninguna ensalza en su particular museo a quienes mejor han domado este arte, con álbumes enteros llenos de instantáneas de aquellos que vieron cruzar el cielo al balón que los llevaría a la gloria. En este sentido, no hay actualmente equipo en el continente que saque más provecho del balón parado que el Real Madrid, hasta el punto de convertirlo en uno de sus principales avales competitivos y haberle otorgado a la cabeza de Sergio Ramos un impacto equivalente al de los pies de algunos de los mejores delanteros que desfilan por la competición. Como aquel Atlético de Madrid de 2014 que pese a invertir poco en ello siempre tuvo la posibilidad del gol a la distancia exacta de un centro, hoy son los madridistas los que libran sus duelos con una bala extra en la recamara. Y de las que más hieren.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
El punto de partida de la aplastante fortaleza del Real Madrid a balón parado es la conjunción en su plantilla de un ramillete de excepción en lo que se refiere a lanzadores y rematadores. La quirúrgica precisión de Toni Kroos en el golpeo, la zurda de James Rodríguez cuando está en el campo, y Modric, Isco o Asensio como lujosas opciones secundarias, componen una batería capaz de restarle incertidumbre al saque. El esférico llegará allá donde se le espera y de la mejor forma posible. Al otro lado del puente, si excepcional es la nómina blanca de lanzadores, no lo es menos la de potenciales destinatarios del centro.
Por norma, el Real Madrid acumula hasta cinco de ellos en zona de remate, una cifra que en momentos de necesidad y apuro este curso ha llegado a incrementarse en hasta dos efectivos más. Lo habitual, no obstante, es que junto a la pareja de centrales aguarden Cristiano Ronaldo, el delantero centro blanco y un quinto elemento que queda a expensas del ocupante del extremo derecho blanco. Si éste recae en Gareth Bale o Lucas Vázquez son ellos los encargados de completar el elenco, pero si en su lugar forman Isco o Asensio lo más común es que sea Casemiro el quinto madridista en el interior del área. Hasta tal punto llegan los recursos de Zidane librando esta causa, pues, que no son pocas las veces en las que el técnico puede permitirse el lujo de priorizar a otros cinco nombres antes que el brasileño de cara a la victoria aérea sobre la meta rival.

Oblak

Jan Oblak quedó marcado ante el Madrid por el único arte en el que el portero nunca sale perdedor: el de los penaltis. Pero más allá de la final de Milan, la cual de hecho él mismo ayudó a prolongar, lo cierto es que el guardameta esloveno siente cierta predilección por su rival de aquella noche. Al contrario que Courtois, al que siempre se le pareció atragantar el disparo de Cristiano Ronaldo, Jan Oblak ha elevado continuamente sus prestaciones cada vez que se ha enfrentado al Real Madrid. Ante los blancos fue su primera gran exhibición como portero rojiblanco cuando aún existía alguna duda sobre él (cuartos de la Champions 2015) y también la última, en el reciente partido liguero que el Atlético logró empatar a uno.
Tienda de camisetas de las Selecciones para el Mundial 2018, de alta calidad y al mejor precio.
La gran razón que explica su sobresaliente rendimiento no es otra que la más obvia, que a sus 24 años ya lleva un par de temporadas siendo uno de los mejores porteros del mundo, pero al margen hay una serie de condicionantes que parecen hacerle destacar sobremanera ante los del Paseo de la Castellana y que, además, quedaron representados de manera perfecta con su pasada actuación en el Bernabéu.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
Minuto 14. Carlos Henrique Casemiro corta una transición del Atlético de Madrid, conduce por dentro, divide atenciones y deja en situación de uno para uno en el pico del área a Cristiano Ronaldo contra un Juanfran al que nadie puede ayudar (Carrasco está arriba y a Savic le ha fijado Karim Benzema). La jugada no puede ser más peligrosa, sobre todo porque el conjunto colchonero se ha quedado muy desordenado tras la conducción de Casemiro, lo cual permite a Cristiano una triple opción, la resolución individual con su disparo más peligroso, la pared interior con múltiples combinaciones y el centro al segundo palo para la llegada de Gareth Bale, que de hecho ya ha iniciado el desmarque.
Jan decide no negarse ninguna opción: mantiene el centro de la portería hasta que Cristiano inicia su desborde hacia fuera. En ese momento, el esloveno da un par de pasos hacia su palo para así poder responder de la manera más adecuada al posible disparo del luso. Y lo borda. Sin ceder ningún espacio, sin conceder ningún ángulo, Oblak fija su posición de manera milimétrica, lo cual luego le permite desviar con las dos manos el potente chut. Al final todo parece quedar en una acción de reflejos del portero, pero en realidad esto no es más que la consecuencia final del trabajo previo. A nivel posicional, Oblak roza la excelencia. Por eso casi nunca necesita volar para realizar sus intervenciones.
Minuto 27. El intercambio posicional de la BBC despista a la defensa de Simeone y, tras un envío de cuarenta metros de Pepe desde el sector diestro, Karim Benzema logra recibir con suma facilidad por delante de Juanfran. Orienta el control hacia dentro y así activa un doble movimiento: la salida de Savic y la ruptura de Cristiano Ronaldo hacia el espacio que ha liberado el montenegrino. El movimiento es de tanta calidad que ni la atención de Diego Godín ni la reacción de Stefan Savic o Gabi logra evitar que el portugués le devuelva la pared a Benzema ,dejándole solo y centrado en la corona del área.

El Napoles y El City

La visita del Manchester City de Pep Guardiola al siempre intenso y agitado San Paolo se saldó con una victoria y cuatro goles -dos a balón parado y dos al contragolpe- que apuntalan la dinámica de resultados de un City que fue paciente sin tener la pelota, un rasgo que le valió para profundizar en las carencias de un Napoli que tropezó nuevamente en el día importante. Ante un oponente de máxima entidad, los de Sarri dejaron media hora sensacional y una derrota construida en tres puntos concretos, por fondo y forma concluyentes sobre su necesario update competitivo: los napolitanos aún no manejan los tiempos de la competición.
Tienda de camisetas baratas de futbol, nuevas camisetas del mundial 2018.
Porque con marcador a favor y barriendo al City en su salida de balón vino el gol de Otamendi a balón parado, después el de Stones de igual modo y el gol del Kun tras fallar Callejón un mano a mano clarísimo en la jugada inmediatamente anterior. No tuvo el City que recurrir a levantar y girar el choque a base de personalidad y dominio, ni tampoco de frecuentar en asedio el área de Reina. Fue todo puntual, un adjetivo que habla mejor de este Manchester City y que aleja al Napoli de objetivos mayores. No obstante, el Napoli sigue gozando de una formidable salud cuando marca un ritmo alto en toque y presión.

Los italianos se marcaron 30 minutos formidables, con una presión agotadora sobre la salida citizen. Guardiola, que dio descanso a Silva, fue muy superado en la presión mixta de los partenopeos. Sarri valoró el partido de la primera vuelta, ajustó su puesta en escena y maniató a su rival con la altura de su mediapunta -Hamsik- y las marcas de Jorginho y Allan sobre los movimientos interiores de Gundogan, De Bruyne y Sané. Impecable en cada priemr toque y triangulación en los costados, el Napoli pudo correr con Insigne, que adelantó a los suyos con una combinación primorosa con Mertens.

Fue media hora que quizás sólo pueden hacer ellos en todo el continente pero logrado el primer objetivo, comenzaron a pasar cosas que restan credibilidad a sus posibilidades. Bajando el altísimo ritmo impuesto, el City fue apareciendo, principalmente entendiendo bien que los partidos ante el Napoli, principalmente cuando alternas la posesión, está en los costados. Allí, si la presión italiano se templa y los laterales no muerden tan arriba, la ayuda del extremo es irregular. Sané en apoyo y Sterling tocando y rompiendo junto a Agüero y De Bruyne, menos creador y más móvil, comenzaron a despistar a los locales.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Lo que fue aconteciendo resumió la precipitación napolitana, fruto de su menor control emocional de las situaciones una vez suceden contratiempos. Los goles a balón parado del City, castigador y puntual, desorganizaron al Napoli, que se fue arriba con casi todos sus hombres. La contra de Sterling, Agüero y Sané fue precisa y siempre habilitada por su rival, que fue a por la victoria desde la urgencia. El resultado: el mismo Napoli, brillante e impuntual, y la otra cara del Manchester City, invicto esta temporada.

El sueño de una noche

Electricidad. El fútbol de Chile desprendía electricidad. Y lo que era mejor de todo, esta electricidad se demostró realmente contagiosa.
Todo comenzó en 2007. Chile venía de quedar en séptima posición en la anterior clasificación para el Mundial, apenas por delante de Venezuela, Perú y Bolivia. La falta de un relevo para aquella decisiva pareja de delanteros, conformada por Marcelo Salas y Zamorano, estaba limitando las posibilidades de una selección a la que siempre le había competir contra las grandes de Sudamérica. Físicamente no podía marcar diferencias, apenas había exportado jugadores a Europa (en Francia 1998 sólo “Bam-Bam” Zamorano jugaba allí) y, además, tampoco tenía una gran escuela detrás que dotase de una serie de principios reconocible para las sucesivas generaciones.
Tienda de camisetas de las Selecciones para el Mundial 2018, de alta calidad y al mejor precio.
Pero entonces llegó Marcelo Bielsa. Al “Loco” se le conoce así por llevar hasta las ultimísimas consecuencias su particular forma de entender el fútbol y la vida, no por otra cosa. El caso es que esta visión encajó de manera perfecta con las necesidades que tenía el fútbol chileno. Bielsa venía de vivir una experiencia intensamente cruel con su Argentina, pero éste era un trabajo completamente diferente. En Chile Bielsa tenía que empezar de cero. Y eso no sólo era perfecto para su estilo, sino que además su llegada coincidió en el tiempo con la aparición de una serie de jugadores muy talentosos que, pronto, demostrarían estar preparados para grandes obetivos.

La materia prima estaba, es irrebatible, pero lo que hizo el DT argentino fue darle forma, homogeneizarla y convertirla en la mejor generación de su historia a partir de un modelo de juego que influyó en todos los aspectos. Primero, Chile encontró un sistema para armonizar sus condiciones técnicas y físicas. Segundo, encontró la forma de ir imponiendo su estilo de juego a los rivales con los que se enfrentaba. Y, tercero, aprendió a competir de tú a tú contra todos gracias a un orgullo que emanaba directamente de la pizarra de Bielsa. Chile, por primera vez en mucho tiempo, se sintió grande.

El Mundial de Sudáfrica 2010, al que ya había llegado gustando y convenciendo, fue la primera vez en la que esto quedó patente. Sobre todo en aquella primera media hora ante una España de Del Bosque perdida, desconcertada y superada. El ritmo al que jugaba la Chile de Bielsa, con esos defensas que se anticipaban una y otra vez, con esos centrocampistas que empezaban en un lugar del campo y termiban en el contrario, era realmente extenuante. Al final un error abrió la puerta a la puntualidad de Villa, pero España, entre 2008 y 2013, jamás fue tan superada en un partido oficial como ante aquella frenética Chile que parecía jugar con 14 futbolistas a la vez.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
Pero llegó Brasil. Como lo hizo en 1998, como lo haría en 2014, como lo acaba de hacer en 2017. El equipo de Dunga desmontó el sueño chileno sin forzar el gesto. Pero éste no se evaporaría ni entonces ni tras el dramático larguero de Pinilla. Lo mejor estaba por llegar. La evolución de los futbolistas así lo insinuaba. Claudio Bravo había pasado de ser un portero del que dudar y se había convertido en un guardameta al que confiar la meta del equipo de la década.