Esto es el Real Madrid

Llegamos a otra final. 3 seguidas Tremendo. 

Eso sí, llegamos peor que otros años. A día de hoy el equipo, sea por la tensión o la falta de ella, está incompleto, no domina ni controla ni crea peligro de manera consecuente con un plan. Hemos ganado los últimos 3 partidos de CL gracias a que tenemos algunos de los mejores/más competitivos jugadores del mundo. No pasa nada, me vale, pero es cierto que así las sensaciones para la final son un poco más inciertas, dentro de lo incierta que ya es una final de CL. 
Tienda de camisetas de las Selecciones para el Mundial 2018, de alta calidad y al mejor precio.
Ayer fueron Modric, BZ9, Keylor y los centrales los que nos clasificaron. En otros partidos fue Asensio, Isco o CR7. Pero la sensación de dominio pre partido de la CKM del año pasado ha desaparecido. 

No pongo pegas, ojo. Esto es maravilloso. Solo digo que el equipo debe armarse para disputar la final con garantías de competirla. Ganarla depende de muchos otros factores. 

Lo que más me impresiona de esta generación es que el partido de ayer, hasta hace 5 años, lo perdíamos. Siempre. Pero ahora, por inercia de campeón, ganamos hasta siendo peores. 
Realmente difícil hacer un análisis de una eliminatoria en la que un portero hace ocho paradas decisivas, por una del rival, y doble o triplica en prácticamente todas las estadísticas restantes (tiros, tiros a puerta, posesión, córners, centros al área…) y es eliminado. 
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
Se puede decir que el Madrid ha cimentado su pase en una pegada extraordinaria (7 tiros a puerta, 4 goles, con la inestimable ayuda de Rafinha o Ullreich) y en el gran rendimiento de sus dos centrales y su portero. Por lo demás vimos un Real Madrid muy superado y vulnerable. Como lo fue el Barcelona en Roma, por ejemplo. Pero claro, el resto cuando hace esos partidos -y en Champions, ante jugadores del máximo nivel- recibe a cambio en resultado consecuente. 

Ellos no, y por algo que se me escapa será. Soy de creer poco en “el peso del escudo” y demás cuando se sale a jugar al fútbol. Y que Santiago Bernabéu hiciese un pacto con el diablo en su día, no parece probable.
Yo es que creo que, amén de una relación muy particular con la competitividad, en base a cómo afronta este equipo los problemas desde que ganó la Décima, es que el Madrid ha jugado una eliminatoria muy irregular a nivel mental. No ha salido bien en ninguno de los dos partidos, no se ha encontrado cómodo, no ha transmitido energía ni continuidad. Se ha activado con los golpes y ha soltado aguijonazos alejados de lo que sería consecuencia de una fase de dominio. Yo ayer vi al Madrid muy desconectado de muchas funciones llamadas competitivas. Lo que sucede es que nunca está verdaderamente lejos de todo. Siempre sabe conectarse. 
Este Madrid es el que más dudas transmite. Sobre todo porque cuando agarra la pelota, no tiene un faro que contagie a los demás. Ni Isco, ni Benzema, ni Kroos ni Modric están bien. Eso aisla al Madrid del dominio, no permite a Ramos sumarse con balón, defender arriba. Hay falta de confianza en los planes con la pelota.