El gran Madrid

En el partido de ayer: 

I. Virtudes del Bayern: 
(1) El buen partido de Thiago y James. 
(2) La estrategia de “enloquecer” el partido. Les interesaba que fuese un partido con muchos goles y ellos uno más que el rival. Eso bastaba para ganar la eliminatoria. 
Tienda de camisetas baratas de futbol, nuevas camisetas del mundial 2018.
II. Defectos del Bayern: 
(1) El portero y la debilidad defensiva. 
(2) El ataque a fuerza de empuje y jugadas simples (pase y aprovechar el remate en situaciones embarradas y confusas). Así fueron los goles y casi todos los tiros a puerta. En estos casos la certeza del gol viene por la cantidad, más que por la calidad y precisión. Pueden entrar y pueden no entrar. Entraron dos. No fue suficiente. 

III. Virtudes del Madrid. 
(1) Varane, Ramos y Keylor Navas. Partidazo en los últimos hombres a los que añadiría Modric. Labor defensiva encomiable de este jugador. 
(2) Benzemá para poner sosiego, orden y goles. 

IV. Defectos del Madrid. 
(1) Lo de Kovacic no salió bien. Al igual que Zidane, antes del partido, yo pensé que sería más adecuado que Casemiro para sacar el balón jugado. Creo que nos equivocamos. Kross me dio la impresión de que estuvo desaparecido, fuera de lugar, desubicado. En todo caso, la labor defensiva del mediocampo fue desastrosa. 
(2) Dejaron que el partido siguiese la pauta que interesaba al Bayern: un partido loco, de latigazos. El primer gol del Madrid fue la única excepción a este estilo de juego que impuso el Bayern. Un juego reposado, preciso, con muchos pases y… gol. Ese era el juego que aseguraba una victoria clara del Madrid, pero que el Madrid no supo imponer. 
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Una vez más, el Bayern fue mejor y tuvo más oportunidades. Pero una vez más eso se debió a que siempre fue por debajo en el marcador. Incluso cuando metió el primer gol y ganaba uno a cero, estaba por debajo en la eliminatoria. Queramos o no, eso condiciona un partido: no tienen nada que perder y “zafarrancho de combate”. Una vez más, se impuso el juego que interesaba al Bayern. Una vez más ganó el Madrid y, a falta de buen juego, demostró casta, ángel y oficio.
Consumación del despropósito táctico que lleva siendo el equipo durante el 70 %, o más, de los minutos que ha jugado este año en eliminatorias de Champions. Un desastre colectivo. Punto positivo para Zidane por intentar cambiar cosas en el planteamiento, pero ver a Modric fuera de la base de la jugada haciendo de Lucas Vázquez mientras Kovacic abría puertas al rival por todos los lados y la defensa tiraba la línea casi en área pequeña aumentando el espacio libre a la espalda de Mateo es una combinación que, unido a que individualmente solo las caídas a banda de Benzema más lo que has expuesto de Keylor, Ramos y Varane (en el área, porque la altura de la defensa no les alejó mucho de allí) estuvo a la altura, hace muy difícil explicar que el RM no saliera ayer goleado. Tremendo esfuerzo físico de los jugadores, eso sí, para intentar aguantar en pie por puro sacrificio ante la inferioridad, a excepción de un Kroos que las veía venir sin pegarse un sprint. De nuevo, eso sí, a nada que se juntaron más de dos pases se olía un gol, pero pasó solo 1 o 2 veces. James es impresionante.